Movistar Riders salda su deuda con la historia y conquista su primera Superliga Orange

Main photo.

Han pasado más de tres años desde que Movistar Riders emprendió su aventura en los esports. Sin embargo, durante este tiempo su trayectoria estaba carente de títulos. Al menos, en lo que a League of Legends nacional se refiere.

De las derrotas se aprende, se suele decir, por lo que perfectamente Movistar Riders podría ser uno de los clubes más sabios de la Superliga Orange. Pero todo eso ha cambiado hoy, un 4 de septiembre de 2020.

A base de perseverancia, el club de los jinetes lo ha logrado: campeones de la Superliga Orange. Un título sin duda más que merecido, ya que los de Joshua Edward «Jarge» Smith (por cierto, galardonado como mejor entrenador de la temporada) han dominado esta temporada de principio a fin.

Sin piedad (3-0)

Poco después de dar a conocer los ganadores de los premios de la temporada, entre los que destaca la esperada medalla a Javier «Elyoya» Prades como MVP de la temporada, Movistar Riders y G2 Arctic saltaron a la Grieta, y sucedió lo que unos esperaban y otros temían.

Los jinetes barrieron por completo en el primer mapa a un titubeante G2 Arctic, que no comenzó esta final de la mejor forma. Por desgracia para los lobos, Riders tomó ventaja demasiado pronto con una composición planteada para escalar. Francisco «Xico» Cruz (Azir) sumó una triple kill al minuto 10, que permitió a Movistar Riders controlar el mapa al completo desde entonces. Poco más pudo hacer G2 Arctic aquí, que sucumbió ante el poderío de sus rivales sin muchas esperanzas.

En el segundo mapa, G2 Arctic parecía tener las cosas más claras, pero las imprecisiones les pasaron factura. Bien es cierto que Movistar Riders también falló en algunos momentos del early game, pero los jinetes supieron castigar mejor los errores de sus rivales. El split push de Óscar «Oscarinin» Muñoz con Trundle era prometedor, pero la ejecución junto a su equipo no fue ideal. La cohesión de Riders dejó sin margen de maniobra a los árticos, que solo pudieron ver cómo su base era destruida, de nuevo, en menos de media hora.

A la desesperada. Los múltiples baneos hacia los campeones tiradores ocasionaron que Vayne cayera en manos de David «Supa» Martínez. El tirador era la gran esperanza para los árticos, eso quedaba claro. Pero no pudo ser, porque la tónica de la serie se mantuvo. Elyoya (Graves) siempre fue un paso por delante de Nasser «Nasser» Riffai (Nidalee), lo que inevitablemente colocó a Movistar Riders en una posición muy plácida.

Además, el show de Xico con Azir se repitió, por lo que G2 Arctic se vio forzado a confiar en un late game y múltiples errores por parte de sus rivales. Por desgracia, ni los errores ni el late game llegaron. Supa amagó con dar la vuelta a la partida en alguna ocasión, pero en cuanto Movistar Riders logró volatilizar al tirador, la partida y la final se acabaron para los de Tomás «Melzhet» Campelos.

De esta manera, con un 3-0 rotundo, Movistar Riders consigue su ansiado primer título de la Superliga Orange. Por méritos y por rendimientos, han demostrado que este es un trofeo que les pertenece. En boca de todos se encuentra, no obstante, el papel de Elyoya. MVP de la temporada regular, y también de la final, el joven jugador de Riders ya suena entre los posibles nombres de la LEC en 2021.

Por su parte, los ya no tan rookies de G2 Arctic se despiden de la final con una sensación amarga, pero con una satisfacción que llegará en el futuro. Debutantes en enero, semifinalistas de primavera y finalistas en verano. Sin duda, un logro del que pocos pueden presumir.