La firmeza de Movistar Riders y la magia de G2 Arctic sellan las finales

Main photo.

No había lugar para las sorpresas. Es lo que muchos pensaban antes del inicio de estas semifinales, y se ratificó tras la imponente victoria de Movistar Riders contra Cream Real Betis. Todos esperaban la reedición de la final de primavera entre Riders y Giants. Sin embargo, la magia de G2 Arctic estaba por llegar.

Es una realidad: Vodafone Giants cayó eliminado en semifinales y G2 Arctic, el equipo de novatos que debutó en enero, es el segundo finalista de la Superliga Orange.

Por un lado, parece que los jinetes llegan a esta cita en un estado pletórico, ya que su imagen en semis no dejó mucho espacio para las dudas. En cambio, ha quedado claro que las predicciones no sirven con G2 Arctic, por lo que cualquier desenlace es posible en la final del día 4. Pase lo que pase, tendremos nuevo campeón de la Superliga Orange.


Movistar Riders arrolla a Cream Real Betis (3-0)

Rápido y contundente fue el duelo entre Movistar Riders y Cream Real Betis, donde los jinetes solo sufrieron un pequeño susto. El conjunto bético no mostró su mejor versión desafortunadamente, y solo pudo ver cómo sus rivales les superaban un mapa tras otro.

En el primero, la superioridad de Riders se hizo notar desde el minuto inicial. En menos de seis minutos, los jinetes ya habían sumado cuatro kills a su marcador. A los quince, la diferencia de oro ya era de 5K. La sangría de Cream Real Betis se produjo especialmente en la bot lane, donde Adrián «Adryh» Pérez sufrió el acoso de Javier «Elyoya» Prades y Rúben «Rhuckz» Barbosa incesantemente. Esta sería una tónica que se mantendría toda la serie. Sin más, una Quadrakill de Javier «JaVaaa» Martínez, tan cómodo como certero, finiquitó el primer mapa por la vía rápida.

En el segundo asalto, los jinetes volvieron a dominar durante gran parte del encuentro. Sin embargo, el equipo perdió poder a la hora de certificar esta segunda victoria, momento en el que Ernesto «Siler» Castañeda y su Corki comenzaron a brillar. Betis remó contra viento y marea para defender su base, y Riders solo era capaz de entrar en un caos que no le favorecía en absoluto. Por fortuna para el conjunto madrileño, una cazada sobre Ángel «Dual» Fernández, que desembocó en una pelea en la que Siler apenas pudo participar, permitió a Riders destruir el nexo de sus rivales y firmar el 2-0.

No hubo opción para Cream Real Betis, sin embargo, en el tercer mapa. El dominio de Movistar Riders fue absolutamente incontestable para el conjunto verdiblanco. Los problemas en la bot lane persistieron, pero la Akali de Francisco «Xico» Cruz se hinchó demasiado pronto y el mid laner portugués jugó a placer. Un auténtico show por parte de los jinetes, que cerraron su pase a la final tras solo 22 minutos de partida.

Bracket actualizado tras las semifinales de la Superliga Orange

La eliminatoria entre Giants y G2 Arctic tuvo más tensión. Curiosamente, los dos primeros mapas fueron recitales con distintos protagonistas. Primero, G2 Arctic dominó a los gigantes mediante un juego en equipo abrumador y un David «Supa» Martínez sublime con Kai’Sa. En la segunda, la templanza de Vodafone Giants se impuso notablemente. El daño de Amadeu «Attila» Carvalho con Jhin fue insostenible para los árticos.


Cómo abrir y cerrar bocas al mismo tiempo, por G2 Arctic (3-2)

Bajo esta tesitura, el tercer asalto contó con la igualdad que se esperaba de ambos conjuntos. No obstante, Vodafone Giants siempre llevó la iniciativa. Los gigantes construyeron su ventaja mediante un cambio de líneas ingenioso, que condenó a Oscar «Oscarinin» Muñoz a una desventaja que no sería capaz de recuperar en ningún momento de la partida. Las opciones de G2 Arctic pasaban por Supa (Kalista), único beneficiado del cambio de líneas por parte de los lobos. Pese a ello, Vodafone Giants supo castigar con contundencia al tirador rival y colocar la serie a su favor.

Solo un mapa distanciaba a Vodafone Giants de la gran final, pero su pase no volvería a estar tan cerca. G2 Arctic escondía más balas en la recámara, y la cuarta partida fue buena prueba de ello. El asedio de Osacarinin (Neeko) sobre Antonio «Th3Antonio» Espinosa (Gangplank) otorgó una gran libertad a Nasser «Nasser» Rifai, que pudo centrar sus esfuerzos en las calles central e inferior. Supa, de nuevo con Kai’Sa, fue la clave de las teamfights cuando G2 Arctic amagaba con echar a perder su ventaja. El tirador de los árticos llevó con solidez a su equipo hacia la quinta y decisiva partida.

Lo cierto es que el quinto mapa fue realmente frenético. G2 Arctic no se amedrentó a estas alturas de la serie, ni mucho menos. De hecho, su draft transpiraba agresividad y convicción. El Gragas support de Aesenar dio sus frutos desde el primer momento, combinado por la demencial Kai’Sa de Supa. Giants comenzó por detrás, pero sus principales activos (Attila con Caitlyn y Prodromos «Pretty» Kevezitidis con Orianna) se encontraban en una posición bastante cómoda para revertir la situación.

Al final, el factor diferencial fue Oscarinin, el tapado de la serie. Su Camille generó grandes molestias en las filas de Giants, especialmente por sus flanqueos. Y en el momento decisivo, no titubeó. Los gigantes iniciaron con decisión el Barón Nashor, pero el top laner de G2 Arctic se infiltró en su base dispuesto a arrasar con todo. Cuando Giants obtuvo el bufo, el resto de lobos cortó el paso a tantos rivales como pudo, para posteriormente unirse a Oscarinin en el asedio y no mirar atrás. G2 Arctic derribaba el nexo de Vodafone Giants ante el asombro de todos.

Tras esta gran dosis de euforia, la final de la Superliga Orange queda cerrada: Movistar Riders y G2 Arctic se disputarán el título de campeón el próximo viernes 4 de septiembre a partir de las 18:00 horas.