Una dinastía gigante: Vodafone Giants se proclama campeón de la Superliga Orange por sexta vez

Main photo.

Una final única se acabó convirtiendo en un trofeo más, ya de tantos, para Vodafone Giants. No hay equipo más laureado en la Superliga Orange, y es que el club malagueño ya atesora seis títulos de campeón de League of Legends. Sin duda, un palmarés envidiable.

Esta vez, los gigantes tuvieron que celebrar desde su casa una victoria que, a pesar de la situación, no deja de saber a gloria. Vodafone Giants superó a un Movistar Riders muy digno por 3-2 y preserva la dinastía reinstaurada en verano de 2019.

Aunque digno es un adjetivo que probablemente se quede corto para el nivel mostrado por los jinetes durante esta larga serie. Movistar Riders pudo llevarse la final, de hecho, pero se despide de la final con una inevitable sensación amarga. Su primer título deberá esperar todavía un poco más.


Una promesa se consagra; una leyenda renace


Esta final deja dos cosas especialmente claras. La primera, que Javier «Elyoya» Prades es un rookie con espíritu de veterano y con un futuro, cuando menos, prometedor. Además de recibir el premio a mejor debutante de la temporada, el jungla de Movistar Riders brilló con luz propia durante toda la final y fue el mejor de su equipo. Todo un logro para el que probablemente sea el futuro de la jungla nacional.

Por otro lado, la leyenda de Amadeu «Attila» Carvalho ha regresado. El tirador portugués, tras una notable experiencia en la LEC, ya ha logrado el primero de los cinco títulos que prometió en este 2020. Y también ha firmado el pleno en lo que a galardones individuales se refiere. El luso fue reconocido como MVP de la temporada regular, pero también fue galardonado como mejor jugador de la gran final tras una serie espectacular por su parte.


Cinco mapas inolvidables

Desde casa, y haciéndose un poco de rogar, la gran final de la Superliga Orange comenzó. Al inicio del primer mapa, Movistar Riders parecía haber salido beneficiado de la fase de selección. Contar con Trundle para Elyoya frente a los tres tanques que había seleccionado Vodafone Giants hizo que los jinetes se frotasen las manos, pero poco duraría su alegría.

Dos rotaciones tempranas de Giants destrozaron el early game de Riders. La composición de poke con la que contaban Javier «JaVaaa» Martínez (Varus) y compañía de poco servía si no se colocaban por delante, y lo cierto es que sus rivales estuvieron mucho más acertados en las teamfights.

Giants supo denegar las fuentes de peligro de los jinetes, como el Renekton de Mauno «Beansu» Tälli. Mientras, la Senna de Attila golpeaba a placer gracias a la protección que le brindaban sus compañeros. Prodromos «Pretty» Kevezitidis (Azir) aportó el daño necesario para terminar de sentenciar a unos jinetes que poco pudieron pelear en este primer asalto.


Por suerte para el espectáculo -aunque no para nuestros horarios de sueño-, la serie se igualó en el segundo mapa. Movistar Riders se quedó con el mismo lado, el rojo, y planteó una composición similar, pero con algunas variaciones. Lo más destacado fue Elyoya, que con un Olaf cómodamente habilitado por Rúben «Rhuckz» Barbosa (Zilean) pudo ejercer una presión mucho mayor, la cual decidiría la partida a posteriori.

Además, el jungla permitió que Beansu (Ornn) adquiriera un nivel de resistencias intolerable para Vodafone Giants. Los gigantes no se sentían para nada con el control de la partida, y eso les molestó. A pesar de algunos excesos, cometidos por parte de Xico especialmente, Riders fue cocinando su victoria con paciencia, a base de asedios y midiendo las distancias para elegir el momento óptimo de luchar. Finalmente, el Nashor bastó para que los jinetes realizasen una última acometida y, de esta forma, colocar la igualada en la serie.


El tercer asalto comenzó como finalizó el anterior, con la sensación de que Riders iba un pequeño paso por delante en cuanto a proactividad. Elyoya, esta vez con su icónico Karthus, adquirió ventaja durante los minutos iniciales. Sin embargo, Giants supo frenar el progreso de sus rivales. Abusando en primer lugar de un Beansu nuevamente frustrado con Renekton, los gigantes colocaron el oro necesario en sus dos jugadores clave: Attila (Aphelios) y Pretty (Azir). En cuanto a capacidad de iniciación, para más inri, el club malagueño iba sobrado. Leon «Lamabear» Krüger, fue muy insistente con su Sejuani sobre Javier «JaVaaa» Martínez (Miss Fortune).

Fue precisamente eso, la incapacidad de los miembros clave de Riders para aportar su daño, lo que le dio la victoria a Giants en esta partida. El acoso sobre los jinetes fue incesante, y la partida se fue tornando de color rojo a pasos, nunca mejor dicho, agigantados.


Bendita la locura de la Superliga Orange. Cuando más complicada se planteaba la serie para Movistar Riders, más carácter sacaron los jinetes. Sin miedo alguno, y cediendo a sus rivales una infinidad de picks de confort, los jinetes firmaron un cuarto mapa de escándalo. Sobre todo, Elyoya (Trundle) con una determinación sorprendente para tratarse de un rookie, y un Rhuckz (Thresh) absolutamente soberbio. Sin más, los jinetes colocaron a Vodafone Giants contra las cuerdas, haciendo saltar las alarmas en Málaga contra todo pronóstico. 2-2.

Pero si algo sabe Vodafone Giants es sobre situaciones de presión. La experiencia de sus miembros se dejó notar en un quinto mapa que se adentraba en las horas más intempestivas. Desde el momento en el que el Viktor de Pretty sumó dos kills tempranas, todo fue cuesta abajo para el club malagueño.

Movistar Riders no pudo detener, aunque lo intentó, las potentes iniciaciones de sus rivales. Sin demasiada oposición esta vez, y con un Attila decisivo en la última jugada, Vodafone Giants se encaminó hacia una victoria definitiva, que les proclamaría como hexacampeones de la Superliga Orange.